jueves, 22 de diciembre de 2011

A TÍ NAVIDAD FELIZ.





Ya faltan pocos días para que llegue una de las épocas más bonitas del calendario: la Navidad, donde celebraremos el nacimiento del Niño Jesús, y donde la Sagrada Familia será la protagonista principal de nuestra Fe. Vendrán días de esperanza, ilusión, emoción, paz; días de sentimiento humano y cristiano… pero, por encima de todo, vendrán días de AMOR a Dios y al prójimo, que deberemos de tener presentes a lo largo del año a través del Espíritu de la Navidad.


PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD, LA NAVIDAD

(Fray Mario Alonso, O de la Merced).



En nuestros viajes culturales solemos encontrar interesantes edificios y a menudo advertimos en ellos su singular belleza cargada de arte o reparamos en su pasado colmado de personajes, de fechas, o de sucesos que son decisivos a la hora de poder comprender mejor nuestro devenir histórico. Estos bienes, ya sean históricos, ya sean artísticos, son renombrados dentro y fuera de nuestras fronteras, y su singularidad atrae al turismo que reporta grandes beneficios económicos. Este patrimonio suele estar protegido por leyes especiales que lo constituye en Bien de Interés Cultural (BIC) o en Patrimonio de la Nación o del Estado, dependiendo de cada caso y de cada pueblo o ciudad.

Al vivir en este mundo nuestro, tan globalizado, donde ahora sí y no antes, el mundo es en verdad un pequeño pañuelo, existen instituciones culturales, caso de la UNESCO, que se reservan el derecho de poder otorgar denominaciones y reconocimientos internacionales a los grandes tesoros del arte y de la cultura. Existe, a tal efecto, un sello de calidad que se concede a aquellos bienes que lo merecen y que, así, pasan a ser considerados como “Patrimonio de la Humanidad”. Una declaración que los rodea de admiración y de especiales cuidados, que los hace prácticamente intocables, como si fueran una especie protegida al borde de la extinción.


Grandes urbes de trazado romano, árabe o medieval; paisajes de ensueño, con frondosos bosques o con roscas inaccesibles; arte arquitectónico de diversas épocas y estilos; parajes, ya terrestres, ya marinos, que gozan de singular belleza o de extremada rareza; esculturas de lo más diverso, piezas musicales y un largo etcétera, han ido, en estos últimos tiempos, engrosando el elenco de aquellos bienes que son tenidos por Patrimonio de la Humanidad. Tampoco podemos olvidar que existe el Patrimonio Cultural Inmaterial o Patrimonio Cultural Intangible (PCI), también conocido como oral o inmaterial. En él tienen cabida la lengua, la literatura, la música y la danza, los juegos y los deportes, las tradiciones culinarias, los rituales y las mitologías, la artesanía…


Personalmente siempre he pensado que la Navidad merece ser considerada, como fiesta y como tradición, Patrimonio Universal de la Humanidad. Mil y un argumento respaldan tal denominación. Su antigüedad como fiesta, su extensión geográfica que no conoce fronteras, la calidad humana de las emociones que desencadena, la profusión de creaciones artísticas de toda suerte que ha motivado a lo largo de los tiempos, las excelentes tradiciones literarias, costumbristas o musicales que ha dado lugar, muchas vinculadas al nacimiento de nuestro teatro; algunas de ellas de raíces ancestrales: Y ante todo y sobre todo, la capacidad de seducción, de requiebro y de ternura, que sigue siendo capaz de generar la Navidad en el corazón y en el proceder de tantos hombres y mujeres.



Lo mismo –y hablo con conocimiento de causa- en Herencia que en Valladolid, lo mismo ante un monumental Belén importado de Nápoles, que ante un sencillo nacimiento montado en cualquier hogar, lo mismo escuchando composiciones navideñas de música clásica de altura, que oyendo otros cánticos de factura más campechana y popular. Entiendo a la Navidad como Patrimonio de la Humanidad ¿Por qué no va a tener esa categoría lo más humano, lo más vivamente encarnado?


Está claro que la Navidad cristiana ha suministrado a las artes argumentos sin cuento. Solo basta acudir a iglesias o a conventos, a museos o a exposiciones. Solo basta escuchar villancicos o cantatas. Solo basta percibir los olores y los gustos de las mil delicias navideñas, turrones, polvorones, mazapanes… en ocasiones cocinas monásticas de clarisas, dominicas, mercedarias… obran el milagro en sus claustros. Aún más, la Navidad, año tras año, diciembre tras diciembre, a pesar de las atenuaciones y deformaciones que soporta, pone a buena parte de la humanidad ante el asombro y el temblor del misterio más insondable. El esplendor de lo grandioso en lo pequeño, de lo sempiterno en lo pasajero, de lo divino en lo humano. ¡Qué mayor Patrimonio, qué gran Navidad! ¡Humanidad rescatada y reconciliada! ¡Feliz Navidad!




A ti Navidad,
blanca y entrañable,
que traes alegría
y amor a raudales,
que llenas de Paz
todos los hogares
dando a luz la Estrella
que en Belén renace.
A ti Navidad,
que en tu seno yace
el Niño Jesús
envuelto en pañales,
con José y María
sus benditos padres,
que a un pesebre fueron
para contemplarle.
A ti Navidad,
que con buen semblante
despides un año
y traes el entrante,
mantén en mí siempre
lo que me prestaste,
mi infancia y niñez,
que nunca se marchen.

miércoles, 21 de diciembre de 2011

EL TRASLADO EN LA PRENSA DE VALLADOLID (II)




ABC - CASTILLA y LEÓN


« ¡Madre, ya estás en casa!»
La talla de la Piedad regresó ayer a la iglesia de San Martín tras años de ausencia por desencuentros en la parroquia
La talla de la Virgen de la Piedad fue procesionada anoche antes de su regreso a la iglesia de San Martín.



La talla de la Virgen de la Piedad volvió ayer a la iglesia de San Martín, en Valladolid, tras estar fuera del templo desde 2001, cuando arrancó la rehabilitación del edificio eclesiástico. Aunque la restauración concluyó hace cuatro años, no fue hasta anoche cuando la talla de Gregorio Fernández, que procesiona todos los Jueves Santos, fue recibida a la entrada del templo por el arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez.
Durante este interregno, «ciertas incomodidades» —como apuntó monseñor Blázquez en la homilía de anoche— sembraron la cizaña entre la Cofradía de Nuestra Señora de La Piedad y el hasta hace poco párroco de San Martín, Alfonso Mieres, bloqueando el regreso de la imagen a la capilla donde estuvo durante décadas para devoción de los fieles.
Monseñor Blázquez apeló a la devoción a la Virgen para «evitar el reparto de responsabilidades»
Hasta tal punto encallaron las posturas que se necesitó de la mediación del Vaticano, que emitió un decreto en 2010 para que La Piedad, depositadas estos años en el cercano convento de las Descalzas Reales, regresase a su hogar.
El reencuentro de la Piedad con San Martín se celebró con la merecida solemnidad eclesial. Tras su estancia en Medina de Rioseco, formando parte de la última muestra de Las Edades del Hombre, y la participación puntual del Vía Crucis en las Jornadas Mundiales de la Juventud, celebradas en Madrid el pasado agosto, la imagen estuvo depositada desde el miércoles último en el Museo Nacional de Escultura.
A pie de la fachada del museo, el antiguo Colegio de San Gregorio, la talla de la Virgen con su hijo Jesucristo en brazos y custodiadas, como es tradición, por la Policía Nacional, esperó unos minutos a los cofrades de La Piedad, que la recibieron con la música procesional de las dos bandas de esta cofradía —una integrada por gaiteros— para acompañarla, junto a cientos de personas, en una breve procesión hasta la puerta de la iglesia, donde esperaba Ricardo Blázquez. Los fieles ovacionaron la entrada de la talla al templo.
El templo, abarrotado, el acto litúrgico, ilustrado musicalmente por el Coro del Pilar, estuvo presidido por el arzobispo. Previamente, varias cofrades dieron la bienvenida a la Virgen de la Piedad con un sentido «¡Madre, ya estás en casa». Ya en la homilía, monseñor Blázquez calificó la ausencia del paso como «paréntesis», motivado por «ciertas incomodidades». De hecho, el arzobispo hizo un llamamiento a los cofrades a evitar «resquemores» y apeló a evitar «reparto de responsabilidades», para lo que invocó a la unidad «en la misma devoción» a la Virgen.



EL NORTE DE CASTILLA. VALLADOLID
La Piedad regresa a San Martín en una emotiva y concurrida procesión
Cientos de personas ovacionaron la imagen en su entrada en el templo, arropada por los hermanos de su Cofradía titula

La Quinta Angustia, más conocida como la Piedad, ya está en su iglesia, en la de San Martín. La Cofradía Penitencial Nuestra Señora de La Piedad se encargó ayer por la tarde de trasladar esta imagen de Gregorio Fernández (siglo XVII) a la iglesia de donde salió hace 10 años como consecuencia de las obras de rehabilitación a la que la iban a someter. Fue, como se esperaba, una procesión solemne, pero también emotiva, acompañada por representantes de otras hermandades, en la que la imagen y su carroza lucieron una ornamentación similar a la de la pasada Jornada Mundial de la Juventud, con el escudo de Valladolid en su parte delantera.
A las siete en punto de la tarde, la Cofradía titular partió hacia el Museo Nacional de Escultura, donde la imagen permanecía desde que el pasado lunes se clausurara la exposición 'Passio', de la que formó parte. Acto seguido, arrancó la procesión.
Gaitas anunciando alegría abrieron paso a la imagen, custodiada por un nutrido grupo de mujeres cofrades que ayer lucieron mantilla blanca en señal de alegría. Detrás, la Junta Gestora, con su presidente a la cabeza, Javier Cartón -acompañado por los también hermanos Jesús García Ramos, jefe Superior de la Policía, y el comisario Manuel Cabello-, la Banda de Cornetas y Tambores y decenas de hermanos -alrededor de medio centenar cerraron la comitiva-. El traslado, solemne, discurrió por la calle Angustias hasta la iglesia de San Martín arropada por cientos de vallisoletanos, en especial en la puerta del templo, donde se dio cita una multitud que quiso brindar la bienvenida a la Piedad. Fue aquí donde se produjo uno de los momentos más emotivos cuando los allí presentes entonaron la Salve una vez que el arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez, recibió la imagen acompañado por los párrocos del templo.
Ovación
A las ocho en punto, los hermanos giraban la carroza para introducir la Piedad en el templo. Los asistentes rompieron entonces a aplaudir para brindar una rotunda ovación al regreso de la Quinta Angustia. Con su llegada a San Martín, se pone punto y final a varios años de discrepancias entre la Cofradía y la parroquia, que culminaron el pasado mes de octubre después de que alcanzaran un acuerdo -con la mediación del Arzobispado- para que tanto la imagen como la Hermandad regresaran al templo al que llevan vinculados desde comienzos del siglo pasado.

martes, 20 de diciembre de 2011

EL TRASLADO EN LA PRENSA DE VALLADOLID (I)



EL MUNDO DE VALLADOLID:



Regreso triunfal de la Piedad a San Martín.



200 cofrades y numeroso público arroparon el traslado de la talla
Salió hace diez años del templo al que ahora ha vuelto.





Diez años después, la imagen de la Piedad regresó este domingo al lugar de honor de su templo original, la iglesia de San Martín. La talla de Gregorio Fernández, una de las más admiradas de la imaginería reigiosa vallisoletana, volvió a casa con todos los honores, en una procesión solemne desde su última ubicación temporal, el Museo Nacional de Escultura, hasta la iglesia de San Martín, escoltada por cerca de doscientos cofrades bajo la mirada de cientos de vallisoletanos.

Fue en el año 2001 cuando tuvo que abandonar la iglesia de San Martín por motivo de las obras. Desde entonces, se ha custodiado en la iglesia de las Descalzas Reales y ahora retorna no sin discrepancias dentro de la propia cofradía, ya que algunos miembros eran partidarios de que la talla permaneciera en las Descalzas Reales.


Pero tras despejarse el camino en las últimas semanas el acuerdo parece unánime y encima cuenta con la bendición de la Santa Sede.
El traslado se inició en el Museo de Escultura, donde llegó procedente de la exposición 'Passio' de Las Edades del Hombre en Rioseco. Antes, en el mes de agosto vivió otro traslado, ya que fue expuesta en Madrid en la Jornada Mundial de la Juventud, una aportación que ayer tuvo un guiño en la procesión, ya que la carroza lució el mismo adorno floral que en la JMJ.


Tras tanto trasiego, este domingo fue un día de "felicidad y unidad" para la Cofradía de Nuestra Señora de la Piedad (1.700 miembros) en palabras del presidente de la nueva Junta Gestora, Javier Cartón.
Los cofrades vistieron su habito y capa tradionales en otomán negro, con la cruz roja escalonada, sin capirote. Las manolas lucieron mantilla blanca –solo utilizada días de fiesta– en una comitiva reforzada con bandera, guiones, banda musical y sección de gaitas. Además, asistieron representantes de otras cofradías, invitados al acto. Al llegar a su casa tradicional, la talla de 1625 fue recibida por el arzobispo Ricardo Blázquez, antes de que el numeroso público congregado cantase una emociande Salve de bienvenida.
Cartón destacó que, con el traslado la Cofradía adquiere la "normalidad" que siempre ha tenido, algo en lo que ha tenido que ver mucho, a su juicio, la llegada del nuevo párroco, Manuel González, a la iglesia de San Martín.


"Es cierto que el tema estaba enquistado, pero siempre ha tenido todo el mundo claro que la Cofradía y la imagen son inseparables. Ahora hay sintonía plena. Incluso puede que no hubiera hecho falta el veredicto del Vaticano", afirmó.

lunes, 19 de diciembre de 2011

LOS APLAUSOS MÁS SENTIDOS



La Cofradía Penitencial de Ntra. Sra. de la Piedad, tras 434 años de presencia en la ciudad de Valladolid, vivió ayer un bonito día, que será recordado a partir de hora en su larga y ajetreada historia.


A eso de la 7 de la tarde comenzó el traslado cuando un amplio grupo de hermanos cofrades salieron de San Martín para recoger a la Virgen de la Piedad, que esperaba en el marco incomparable de San Gregorio. Hubiera sido más bonito verla salir desde el zaguan, del entonces colegio de los dominicos, hoy sede del Museo de Escultura. Tampoco sabemos porque no salió de las Descalzas, pues allí ha estado durante 10 años y hubiera sido lo más lógico.


Aún así, desde allí regresó la hermandad, pasando por San Pablo, para finalizar en la Iglesia de San Martín.

Sede canónica de la Piedad desde 1935.


Con la plaza repleta de gente, a los cofrades, parroquianos, devotos y pueblo de Valladolid, se le venía a la mente otras épocas, rememorando aquellas otras Semanas Santas.


Tras el canto de la Salve, la imagen debió estar de frente al pueblo, se interpretó la marcha real por parte de la banda de la cofradía. Al terminar el primer aplauso espontáneo y con enorme cariño por ver de nuevo a Nuestra Madre a punto de regresar a su casa.

Y tras el himno nacional por parte de las Gaitas: el segundo, esta vez con más intensidad, a la vez que entraba por el portón de San Martín y ante la atenta mirada de el pueblo vallisoletano.


Fueron los aplausos más sentidos, más hondos, más emocionados y más sinceros que uno recuerda para nuestra Madre con su hijo en sus brazos y para la Hermandad de la Piedad, aquella que en otros tiempos también realizó verios traslados, el primero del Cto. Mercedario a su Iglesia Penitencial, después de ésta al Salvador. Y de aquí a San Antón.

Para hacerlo ya, esperemos que definitivamente, a San Martín.


Después comenzó un triduo en su honor, concluirá mñana 20 de Diciembre, ayer nuestro Arzobispo celebró la solemne eucaristía.






(Fotos de la web: valladolid cofrade)

viernes, 16 de diciembre de 2011

El Norte de Castilla, nuestras tradiciones y su repercusión en la sociedad de Valladolid.



EL NORTE DE CASTILLA (15 de Diciembre de 2011) por Jorge Sanz.


Hasta ahora la talla estaba en el Convento de Las Descalzas Reales
El Vaticano ordena que el paso de La Piedad de Valladolid vuelva a ser venerado en la Iglesia de San Martín
El arzobispo ordena que se cumpla la decisión de la Santa Sede



La imagen de La Quinta Angustia, también conocida como La Piedad, volverá por fin este domingo a su enclave tradicional, en el retablo de la capilla que lleva su nombre en la iglesia de San Martín, después de tres años y medio de litigios entre la cofradía de La Piedad, la parroquia y el propio Arzobispado. Un conflicto a tres bandas enconado durante todo este tiempo al que ha puesto fin esta misma semana el arzobispo, Ricardo Blázquez, para hacer cumplir un decreto procedente del Vaticano que ordenaba precisamente el retorno de la talla a su lugar original.
EL conflicto se remonta al año 2003 cuando la talla partió de su ubicación habitual hacia el convento de las Descalzas Reales, dado que en San Martín se iban a acometer obras de restauración. Acabados los trabajos en 2007, los cofrades no quisieron que la obra de arte que tallara Gregorio Fernández en 1625 volviera al templo.


Único medio de información local que hasta ahora se ha hecho eco, de manera muy escueta, de esta noticia. Como ya ocurriera en Agosto de este mismo año, con motivo de la JMJ, las noticias relacionadas con asuntos de religiosidad popular y de nuestra Semana Santa, poco o nada importan en la vida social Vallisoletana.

Luego presumimos y nos vanagloriamos de tener una extraordinaria Semana Santa, cosa incierta. Si es posible que en otros tiempos, pero ya han pasado... que regresen depende de todos.


Nadie hace nada por ella, realmente estamos en un momento de su historia en el que si no se toman medidas acertadas, encaminadas a mejorarla, valorarla y potenciarla lo suficiente, irremediablemente esto se nos escapará de las manos. Ya lo llevamos apuntando desde aquí hace tiempo.


Hace unos días se ha celebrado en Sevilla un certamen a nivel nacional de bandas de cornetas y tambores y de agrupaciones musicales. Lo que han presenciado las personas que han acudido, un buen amigo así nos lo certifica, ha sido algo realmente bonito y emotivo; de gran repercusión y calado en la ciudad Hispalense, donde cuidan hasta el más mínimo detalle todo lo que rodea a su Semana Santa, en este caso el tema musical.


Desde aquí siempre hemos abogado por no copiar lo que de Despeñaperros hacia abajo se vive, pero si hemos incidido en que se tome como referencia aquellas cosas que de ellos nos sirvan para saber como fomentar, como cuidar y como ayudar a nuestra querida Semana Grande.


No dejemos escapar oportunidades, quizás luego nos lamentemos. Un acontecimiento como el que viviremos el Domingo, si se diese en cualquier otra ciudad estaría respaldado desde todos los sectores de la sociedad.

Lamentablemente hasta ayer, nadie se había hecho eco de ello.


Por cierto la imagen no salió de San Martín en 2003, sino el 1 de Noviembre de 2001, en un sencillo traslado hacia el convento de las hermanas franciscanas.

miércoles, 14 de diciembre de 2011

GESTORA y TRASLADO





GESTORA:




Ya tenemos notificación oficial de la creación de la Gestora que gobernará la cofradía durante no se sabe cuanto tiempo. El 18 de Noviembre ha sido formada, según se nos informa en la carta recibida, por las siguientes personas:




D. Francisco Javier Cartón Trigo (presidente), D. Jesús Jiménez Miguel (secretario), D. Miguel Ángel Rodriguez Patín, D. Mariano Gredilla Fontaneda, y D. Jesús García Ramos.




Les ha sido encomendada la tarea del buen funcionamiento de la Cofradía y de la reforma de los estatutos, que se remontan a 1982, toda vez que los aprobados por el cabildo en 2007 no tienen validez ya que no fueron ratificados por la autoridad eclesiástica, para adaptarlos al directorio diocesano del año 1991. Una vez aprobados, según indica el Sr. Arzobispo en su decisión, deberán convocarse elecciones.



Por cierto, cualquier cofrade podrá presentar ideas o sugerencias para los nuevos estatutos. Pero la fecha tope es el 10 de Enero. Poco tiempo, aunque si se presenta algo será papel mojado, como ocurrió la otra vez.




El Sr. Arzobispo pide "la colaboración de todos para superar este tiempo que nos produce incomodidad". Explicando que "es su deseo que cuanto antes pase esta situación especial". Pues aprecia y valora la misión religiosa y cultural de la cofradía.




TRASLADO:




De la misma manera se informa que este próximo día 18 de Diciembre a las 18,30 horas se convoca a los cofrades para realizar el solemne traslado de la Cofradía y de Nuestra Madre la Virgen de la Piedad a la Iglesia de San Martín. En dicho templo habrá que reunirse, dando comienzo a las 7 de la tarde.




La pregunta es ¿por qué la Junta de Gobierno en su día recurrió los decretos arzobispales, que firmase entonces D. Braulio Rodríguez Plaza, incluso llevando el asunto hasta Roma, rebatiéndolo de igual modo, afirmando que la Hermandad quería el cambio de sede canónica para quedarse en el Cto de las Descalzas Reales y de igual manera dejar allí la talla de la Quinta Angustia?




Ahora esa situación ha dado la vuelta 360º, deberían explicar mejor este asunto que muchos cofrades no comprenden y no entiende... Pues, ¿qué ha cambiado?.






lunes, 12 de diciembre de 2011

¿Dónde está la primitiva Virgen de la Piedad?



Hoy 12 de Diciembre regresa a Valladolid la imagen de la Virgen de la Piedad (o "Quinta Angustia", como algunos la denominan), procedente de Medina de Rioseco, pues desde Mayo allí se encontraba formando parte de la exposición PASSIO, organizada por las Edades del Hombre.



Durante estos días se cobijará, al parecer, en el Museo de San Gregorio, para elpróximo 18 de Diciembre regresar en solemne traslado a San Martín, donde debería llevar desde el instante en el que se reabrió el templo al culto parroquial.



Con ella debería haber vuelto su Hermandad Penitencial, pues es su sede canónica desde 1935. Ahora al parecer sí, ya sin Hermano Mayor, pero sin con unos Gestores, que "gestionarán" la Cofradía hasta ....



En fin a lo que vamos, la ahora imagen principal de devoción de la Piedad regresará y jamás se "perderá" , eso sería impensable e inconcebible, primero por sus propios cofrades y segundo por el resto de Valladolid.


Pero desgraciadamente no ocurrió así con la primitiva titular de la Cofradía. Aquella escultura que en su día pudo realizar Pedro de la Cuadra, ha desaparecido o no se sabe muy bien dónde está.


La única información que ha llegado hasta nosotros es que en 1680 fue colocada en el nuevo retablo de la Iglesia Penitencial de la Piedad, celebrándose un solemne acto litúrgico, con ofrendas y flores. Y que en 1727 se la ubicó en su Capilla Mayor recién reformada y restaurada.


Si en esas fechas se hubiese perdido quizás no nos preguntásemos hoy donde está, pero casualmente en 1900 en la Iglesia de San Antonio Abad, y según nos cuenta Casimiro G. García-Valladolid, esta imagen titular de la Piedad existía fisicamente.



"...en su retablo mayor, de madera sin pintar, llama la atención la imagen del Santo Titular que descansa sobre un dragón de siete cabezas (en la actualidad existe, en el monasterio de Valbuena de Duero, una talla de San Antonio, sobre un dragón de siete cabezas, que probablemente proceda del retablo de esta desaparecida Iglesia de San Antonio), en otros tantos retablos figuran la Virgen de la Soledad, de bastidores, lindísima, Ntra Sra de la Piedad, San José y el Cristo de la Caña, cuyo paso sale en la procesión del Sto. Entierro el día de Viernes Santo..."



¿Dónde para esta imagen?, ¿dónde puede estar ubicada?, ¿cómo es posible que en pleno Siglo XX y con personas interesadas en llevar imágenes de escultura policromada al Museo, se olvidaran de ésta?... Algo raro hubo, o ha habido.

Son preguntas sin respuestas, seguiremos indagando.


Lo que si es cierto, es que la Piedad y la Virgen de su mismo nombre regresarán este Domingo a San Martín, después de 10 años.

Casualmente no habrá Hermano Mayor en este evento. Si Gestora.

Decisiones que todavía no han sido informadas al resto de cofrades.

lunes, 5 de diciembre de 2011

LOS RESTOS DE NUESTRO TEMPLO: "EL PUENTE DE LAS CHIRIMÍAS"




El Esgueva, (o la Esgueva, como dicen algunos ancianos del lugar), que hoy es un rio casi anecdótico en la ciudad, en comparación con el Pisuerga, no siempre tuvo esa condición y hace siglos era el que regaba (y en ocasiones inundaba) la villa con sus dos ramales, que atravesaban el centro actual.


Así el ramal norte avanzada en la ciudad por las calles Paraíso, Marques del Duero, Plaza de Portugalete, Cantarranas, cruzaba la calle Platerías y pasando por el actual emplazamiento del Mercado del Val seguia rumbo al Pisuerga donde desembocaba.


Antes de su entrada en la ciudad bañaba la mayor “zona verde” de la población por aquel entonces: El Prado de la Magdalena, que hoy correspondería con la zona ocupada por la facultad de Ciencias, Medicina, Enfermería, el Hospital Clínico y parte del barrio del Hospital. Esta zona era el lugar favorito de recreo y en él se encontraba situado un edificio donde la música amenizaba a nobles y personas ilustres.


Nombrada casa de las Chirimías también le dieron el mismo nombre a un cercano puente para salvar el Esgueva cuya ubicación actual correspondería con un tramo de la calle Real de Burgos. A este puente tambien lo denominaban “puentecillo largo” de la Magdalena llamado así porque se extendia a modo de paseo, desde la citada Casa hasta salir a la parroquial de San Pedro, y formaba límite con las tapias de la huerta del Marqués de Camarasa.


Y bien ¿Qué tiene todo esto que ver con nuestra cofradía?
La Piedad contó con templo propio desde 1662. Pero para finales del siglo XVIII (1789) se encontraba en estado de ruina sin tener la cofradía recursos para su reparación y aunque los hubiese tenido hubiera dado igual, el derribo sería un hecho sí o sí . Pues el Ayuntamiento, influenciado por la mentalidad ilustrada, deseaba abrir una calle entre la plaza de Santa María y la del Campillo, las actuales de la Universidad y España, lo que daría origen a la que hoy conocemos como calle López Gómez y la Iglesia de la Piedad se ubicaba justo en el trazado de dicha calle, por tanto, fue mandada demoler por su situación ruinosa además de por intereses urbanísticos.

En compensación a la cofradía se le entregó la Iglesia de San Antonio Abad, en la que estuvo erigida canónicamente hasta el cambio de sede a San Martin en el año de 1935.



La vinculación entre la cofradía y el puente se debe a que las piedras que eran los cimientos de la iglesia serian reutilizados para dicho puente, el cual había

quedado muy deteriorado tras las inundaciones de 1788. No sabemos si sigue existiendo enterrado bajo el asfalto de las calles, como ha ocurrido con otros elementos del antiguo cauce del Esgueva, o si forman parte de algún puentecillo actual. Pero casualmente, hoy en día la cofradía pasa por sus proximidades en su procesión titular el Miércoles Santo.


¿Se percatarán en ese momento los cofrades de su cercanía con el pasado de la Hermandad?


jueves, 1 de diciembre de 2011

ERAN OTROS TIEMPOS.





Valladolid, durante los primeros 50 años del siglo XVIII, arrastraba una enorme carga de religiosidad popular, eran constantes las procesiones, las rogativas, los rosarios por las calles, y todas las ordenes religiosas celebraban sus fiestas. Amén de otras muchas, infinitas diríamos.

Hoy eso no está de moda, al menos aquí en la ciudad del Pisuerga. En algunos aspectos si que deberíamos imitar a los del sur, ellos si que lo mantienen, lo conservan y lo potencian.


Me viene a la mente la celebración tan solemne que se llevó en Sevilla no hace mucho con motivo de la beatificación de Sor María Purísima de la Cruz.


Su congregación lo celebró por todo lo alto y fue acompañada por una inmensa representación de las cofradías sevillanas. Se hizo procesión con una imagen de la beata, además de otras imágenes sevillanas de gran calado y devoción entre los sevillanos.

Así ocurría en Valladolid en 1727, hecho curioso y llamativo es el que traemos hoy aquí.

La cofradía de la Piedad celebró fiestas solemnes en Septiembre de 1727 por la entronización de la Virgen de la Piedad en su recién reformado camarín del Altar mayor. Esto es ya conocido por muchos.

No lo es tanto que 5 días después, el 9 de Septiembre, se realizase una solemne procesión organizada por las órdenes de los Jesuitas y de los Carmelitas, con motivo de la canonización de San Juan de la Cruz, San Luis Gonzaga y San Estanislao de Kotska.


Se aprovecharon los altares que ya estaban hechos con motivo de la procesión de la Piedad y dichas congregaciones religiosas tuvieron varios días de fiesta en toda la ciudad.


Aquí os dejamos el pequeño documento encontrado en el libro de cabildos de la Piedad y que fue anotado por el secretario de la hermandad, pues consideró importante el reflejarlo al haber sido una noticia de suma importancia en Valladolid por esas fechas.



"Prozesion echa por la religiones de la Compañía y Carmelittas descalzas a la Canonizacion de Sn Juan de la cruz, Sn Luis Gonzaga Sn Estanislao; Martes 9 de Sept de 1.727:

Ubo prozesion que salio de la sta Iglesia Cathedral a las quattro de la tarde a la canonizacion de los Santtos a que asistieron diferentes comunidades de religiones llevando cada una su pattriarcha y santto de la horden y ubo quattro altares ; los de la cruz sirvieron despues de las fiesttas desta cofradia habiendo echo nueva mudanza, … sirvio para la comunidad de Sn Francºen donde en medio del se puso a nra sra de copacabana y no fueron a la prozºn.

El de las Angustias pª el Convtº de la Ttrinidad descalza en que pusieron el milagro de los marttires. Ottro altar estava en la boca calle de la Carcava que hera de los Padres Clerigos Menores, con las gradillas de espejos del Convento del carmen Descalzo, ottro en la Plaza de Sta Mª. Ubo tres dias de fiestta por los Padres Carmelitas a S. Juan de la Cruz y por las noches fuegos artificiales que se ttiraron desde la Real Unibersidad; tres dias mas de fiestta en Sta Theresa y despues una corrida de toros. Los Padres de la compañía empezaron sus fiestas el 21 hasta el 29, ya que esto ha sido noticia me aparecido conbeniente nottarlo en este libro."

martes, 29 de noviembre de 2011

ADVIENTO ... "Un reposar caminando".






Camino del Adviento 2011… Un “Reposar Caminando”

Llega uno de los tiempos que más disfruto en el año… el Tiempo de Adviento.
Desde siempre he sentido este tiempo como un momento de parar, de reflexionar, de esperanza… un tiempo muy personal para “reposar caminando”.
Para mí es semejante a cuando haces el Camino de Santiago, no dejas de andar pero, al mismo tiempo, no dejas de reflexionar. Estás desconectado de tantas y tantas cosas, preocupaciones, el trabajo, el día a día… y es en ese momento cuando el camino, que no deja de ser un esfuerzo, un avanzar, una esperanza en una meta; se convierte en descanso, en desconexión y reflexión… en definitiva, en un Reposar Caminando.


Como todo camino, como toda carrera, hay que prepararlo bien. Hay que saber llenar la mochila, pero sólo con lo necesario, para que algo que tiene que servirnos de ayuda no se convierta en una pesada carga en el camino. Hay que entrenar un poco antes del comienzo, pues no es bueno lanzarse a una larga caminata sin haber calentado y preparado previamente los músculos. Hay que informarse del camino a seguir, de las rutas, de los monumentos por los que vamos a ir pasando, pueblos, paisajes… Incluso es bueno, mejor dicho, buenísimo, hablar con otras personas que ya han hecho este camino.
Así es para mí este tiempo de Adviento: un prepararse, un saber llenar o, en muchos casos, vaciar la mochila de lo poco o mucho con que la hayamos cargado a lo largo del año; un calentar cuerpo y mente para el recorrido que vamos a hacer, a fin de que éste sea un “reposar caminando”.


Un tiempo que vamos a vivir y que debemos considerarlo como un tiempo oportuno y muy privilegiado para oír el anuncio de liberación para nosotros y para todos los pueblos. Es una invitación a dirigir nuestro ánimo hacia una esperanza bien fundada, que se aproxima, que se hace muy cercana, aunque todavía está por llegar.
A través de los grandes profetas, de los grandes precursores y, ante todo, de Jesús hombre para los demás, haremos el camino para poder acelerar la llegada de una humanidad nueva, distinta, recreada con la paz, la justicia, la reconciliación y solidaridad.


Tenemos que entender que el Dios del Adviento es el que nos empuja siempre hacia algo que se acerca. El Dios cristiano es una presencia que se convierte en promesa y en esperanza para tantas personas de nuestro mundo. Vivamos por tanto esta espera con ánimo e ilusión y con el deseo activo de que nuestro mundo puede ser cada día más humano y fraterno.
Preparemos este tiempo, y ya que en estos días quien más y quien menos recibirá un regalo, ¿por qué no hacérselo también a Cristo que nace? Hagámosle un regalo, sólo un pequeño gesto al día servirá. Pero hagámoslo de verdad, en el perdonar, en el compartir, en el ayudar...

lunes, 28 de noviembre de 2011

UNA CIUDADANA DE VALLADOLID EN LA PRIMITIVA PUERTA DE ALCALÁ



Por su interés y curiosidad reproducimos el siguiente artículo, obra del Padre mercedario Fray Mario Alonso, y editado en la revista “La Merced-Caminos de Liberación”, dirigida por él desde Valladolid.
El artículo reproduce y comenta la historia de una primitiva Puerta de Alcalá en la que estaba, entre otras, la imagen de María Ana Navarro Romero (1565-1624), una de esas extrañas mujeres, que vivió en la ciudad de Valladolid, los años que fue Corte de las Españas, y que hoy es venerada como la Beata Mariana de Jesús.

Continuamos de esta forma con la relación retomada con la orden de la Merced. Orden en la que nuestra hermandad de la Piedad nació y en la que estuvo cobijada durante 162 años.


¡MÍRALA, MÍRALA, LA PUERTA DE ALCALÁ!
La popular puerta, emblema de Madrid, fue anteriormente un arco conmemorativo mercedario.

P. Mario ALONSO
www.mercedarios.net/caminosdeliberacion

El pasado mes de agosto el Papa Benedicto XVI atravesaba oficialmente la emblemática Puerta madrileña de Alcalá para iniciar de ese modo la JMJ 2011. Simbólicamente accedía así a encontrarse con cientos de miles de jóvenes llegados del mundo entero. Las imágenes televisivas nos acercaron a la monumentalidad de dicha Puerta, uno de los símbolos que mejor representan al Madrid castizo y popular, al Madrid de siempre. En ese momento fue casi inevitable, para los de una determinada generación, el tatarear la letra de una canción que forma parte ya del bagaje de nuestra memoria musical. Como ya habrán adivinado mis lectores me estoy refiriendo a la canción que compuso en grupo Suburbano y que grabaron Víctor Manuel y Ana Belén. Todo un éxito en plena movida madrileña de los años ochenta. En la mente de muchos estaba: “Mírala, mírala, la Puerta de Alcalá”, y los más atrevidos y memorizados se atrevían a canturrear algo más: “Una mañana fría llegó/ Carlos III con aire insigne/ y se quitó el sombrero muy lentamente/ bajó de su caballo/ con voz profunda le dijo a su lacayo: / ahí está, la Puerta de Alcalá. / Ahí está, ahí está/ viendo pasar el tiempo/ la Puerta de Alcalá”. Hasta aquí todo correcto. Lo que, sin duda, ya no es tan conocido por muchos es la propia historia de este monumento, y los avatares y trasformaciones que ha sufrido a lo largo del tiempo. Supongo que, más desconocido aún es el hecho de que la anterior Puerta de Alcalá fue un arco conmemorativo de la Orden de la Merced, un verdadero retablo mercedario.
La Puerta de Alcalá es una de las antiguas cinco puertas reales que daban acceso a los viajeros que llegaban a Madrid. Ubicada junto a lugares tan significativos como la Fuente de Cibeles o el Parque del Retiro. Su entorno ha sufrido cambios urbanísticos muy considerables. Pasó de ser contorno exterior de Madrid a estar insertada, tras el ensanche del siglo XIX, en el corazón de la misma ciudad. Construida por mandato del rey Carlos III y diseñada por el arquitecto italiano Francesco Sabatini. De estilo neoclásico, la originalidad de su fábrica radica en ser el primer arco de triunfo construido en Europa tras la caída del Imperio romano. La actual Puerta vino a sustituir a otra anterior, auténtico arco conmemorativo mercedario. Precedentes de esta Puerta de la Merced hallamos otras dos. La primitiva, obra de Patricio Cajés, erigida de forma tripartida en 1599 con motivo de la entrada de la reina Margarita de Austria en Madrid, e izada con la idea de monumentalizar el punto de partida de la comitiva real. Y la segunda de 1615. En este caso la entrada de Isabel de Borbón en Madrid generó nuevos planes, de intervención y ornato, trasformando y mejorando la que era ya renombrada Puerta. Finalmente, en 1636, el deseo continuado de mejora y dignificación de la principal entrada a la Villa desembocó en la sustitución de la anterior puerta de Alcalá, ya bastante deteriorada, por una nueva. De ese modo, una estructura de ladrillo de un solo arco vino a reemplazar al tripartito antes existente. Un único hueco que quizás asegurase mayores garantías de vigilancias e inspección. Aparate de los cambios en la estructura, lo más novedoso fue la decoración de la nueva Puerta. Se dejaron de lado los anteriores contenidos simbólicos, basados en alegóricos discursos, y se tomaron otros elementos de carácter más religioso y devocional. En ellos tiene primacía absoluta la Merced. En un grabado anónimo del siglo XVII, realizado siendo corregidor Don Francisco Ronquillo Briceño, observamos esta nueva Puerta de Alcalá, un auténtico retablo dedicado a enaltecer a la Orden de la Merced. Justo encima del arco un escudo mercedario; en la parte superior de la Puerta preside una imagen de la Virgen de la Merced, flaqueada a su derecha por una imagen de San Pedro Nolasco, representado portando la bandera y la cruz patriarcal de fundador de la Orden, en una cartela de la parte inferior se lee: “Por esta puerta entró San Pedro Nolasco con una redención el año de 1247”; y a la izquierda flanqueada por una imagen de la Venerable Mariana de Jesús, Mercedaria Descalza madrileña. Otra cartela, pareja a la de Nolasco, afirma: “Por decreto de Madrid se puso en esta puerta la Venerable Madre Mariana de Jesús. Año de 1636”. A diferencia de la inscripción de Nolasco, a todas luces una inexactitud histórica, ésta de Mariana, con claro rigor histórico, muestra la enorme devoción que despertaba la Mercedaria Descalza entre sus paisanos madrileños, que llegaron a poner su imagen en la Puerta, incluso antes de ser beatificada. Hoy es venerada como copatrona de Madrid junto a San Isidro Labrador.
Este arco conmemorativo mercedario nos viene a indicar la influencia que tenía la Merced en la sociedad madrileña del momento, y en la Corte española de aquellos años; una Orden religiosa notable que acababa de canonizar a su fundador y que pretendía elevar a los altares a uno de sus más preciados miembros, a Mariana de Jesús.

jueves, 24 de noviembre de 2011

El COFRADE FRANCISCO DÍAZ DE TUDANCA.



Francisco Díaz de Tudanca fue un escultor Vallisoletano, nació al parecer en Mayo de 1616 en la actual Plaza Mayor.


Su familia debió pertenecer al mundo de los artesanos y mercaderes, su padre era del gremio de "paños y joyas", el más importante de la ciudad, tenían una tienda en la Acera de San Francisco.



Pudo ser discípulo de Gregorio Fernández, un testimonio contempóraneo así lo afirma.

Tuvo relación con Manuel Rincón, Pedro Salvador y Juan de Estrada, todos ellos escultores.

Posiblemente tuviera su taller en la Plaza Mayor en los terrenos de su padre, fallecido en 1644. Aunque en 1648 paga por trasladarse al "pasadizo de Don Alonso Niño", actual calle de la Pasión.



Fue un hombre muy religioso en 1650 está constatada su vinculación a la Cofradía de San Lucas, establecida en la Parroquia de San Lorenzo y muy vinculada a pintores y escultores. Fue mayordomo y depositario de ella.

Y hacia 1655 figura como cofrade de la Piedad y ostentó el cargo de Mayordomo del Cristo de la Humildad, "Ecce Homo" muy venerado en la Cofradía y con una gran devoción, aunque no del actual pues fue ejecutado en 1691 por José de Rozas.

Trabajó para esta hermandad hasta 1680 aproximadamente en reparaciones de pasos y otros trabajos

También fue cofrade de la hermandad del Santísimo Sacramento y Ánimas de la Parroquia del San Lorenzo y estuvo muy vinculado a la parrquia de Santiago, al Cto de Santa Ana y a la Cofradía de la Pasión.


Pudo intervenir en la ejecución del paso de Flagelación, sobre todo en los sayones y en el ratablo Mayor de esta Iglesia penitencial

Hizo el retablo Mayor de la Iglesia de Bercero y un Cristo del Perdón, actualmente en le Museo Diocesano. No se sabe con certeza cuando falleció, si que conocemos que el el 4 de Abril ya había muerto, pues ese día se entierra a su viuda en la Parroquia de Santiago.



martes, 22 de noviembre de 2011

EL ROSARILLO






Sede de acogida de la Cofradía de la Piedad durante un corto espacio de tiempo, no fue sede canónica como tal, pues no se llegó a eregir en dicho templo, ya que estaba eregida canónicamente en San Antón, todavía en pie por esas fechas.

La cofradía llega aquí tras la negativa que dieron los patrones de San Antón a la Hermandad, y que se arrastraba desde 1908 por un conflicto surgido un 17 de Enero por la celebración de San Antón. Y que se agravaría por el incendio ocurrido en el contiguo Cto de San Ambrosio, por esas fechas cuartel de artillería.

De donde proviene la tradición de escoltar la Cristo de la Humildad en la procesión del Viernes Santo, y de ahí su nombre "Cristo de los Artilleros".

El "Ecce Homo" de la Vera Cruz adopta este nombre por el de la Piedad, pues nada tenía que ver con esta tradición. El de la Piedad todavía saldría en 1924 y 1925, acompañado por Artilleros.

Posteriormente fue el de la Vera Cruz el que empezó a salir en procesión, quedando el de la Piedad en San Antón y una vez ocurrido el incendio de San Ambrosio, en San Esteban. Templo que luego pasó a ser Santuario Nacional .



Hospital e Iglesia del Rosarillo: sede temporal de acogida y reuniones de la Piedad (aproximadamente entre 1.928 – 1.935):

¡Qué lástima que se hicieran esos derribos y demoliciones, cuánto hemos pérdido en Valladolid!


HOSPITAL:

Sólo se conserva la fachada. En la actualidad sirve de entrada a la Casa Sacerdotal, al lado del Arzobispado en la calle San Juan de Dios.
Esta fachada es de piedra con arco de medio punto, rosca de hojarasca y envuelta en un alfiz quebrado. Tiene tres hornacinas, donde estuvieron las imágenes titulares del Hospital:

VIRGEN del ROSARIO, SAN COSME y SAN DAMIÁN.

Además posee dos escudos pertenecientes al Obispo Juan Arias Dávila.
Al unirse los dos hospitales, se vio la necesidad de hacer un claustro. Éste fue realizado por Juan de Nates, quien firma la obra el 4 de Enero de 1.604 señalando dos condiciones :

.-1ª, deshacer el claustro primitivo.

.-2ª, destruir los pilares redondos.

Las obras, de este modo, tardaron mucho tiempo en terminarse.
El Claustro consta de dos cuerpos:

.-El inferior, tiene columnas toscanas y arcos de medio punto peraltados.

.-El superior, posee una disposición semejante al anterior.

Actualmente los restos están en el interior de un moderno edificio en la plaza del Rosarillo, que sirve de entrada a un juzgado de Valladolid.


IGLESIA:

Es posible que Juan de Nates trabajara también en la Iglesia.

Actualmente está cerrada al culto .
Es de una sola nave con dos tramos, con pilastras. Carece de capillas hornacinas ; tiene coro alto a los pies. Puerta adintelada y frontón partido con bolas a los lados.

Escudo Real con el Toison.

Es similar al sistema en la fachada de las Agustias.

viernes, 18 de noviembre de 2011

LA PIEDAD y SAN ANTÓN HACIA 1880



Interesante documento que rescatamos, no por lo que se nos cuenta en él, que quizás por todos es conocido; sino por la fecha en que esta datado. Descartando así las posturas o las tesis que algunos historiadores mantienen o mantuvieron, situando el final de la Piedad a mediados del Siglo XIX.



LA PIEDAD en SAN ANTÓN dentro del libro que escribió "EL PRESBITERO DON MARIANO GONZÁLEZ MORAL, BIBLIOTECARIO DE LA UNIVERSIDAD DE VALLADOLID."



SAN ANTÓN:


Calle de su nombre núm 7.

Consta por instrumentos públicos que la capilla mayor de esta iglesia de órden gótico que perteneció á los religiosos de su nombre hospitalarios dedicados á la curacion de enfermedades cutáneas la mandaron reconstruir para su enterramiento D Mateo y Dña Francisca de Tasis su esposa fundadores del mayorazgo de los Vizcondes de Valoría por su testamento otorgado en Madrid á 13 de Marzo de 1535 y atendida la unidad del resto de la obra se construyó al mismo tiempo el resto del templo y capilla del Santísimo Cristo de Burgos separado de él por una gran reja de hierro del gusto y solidez de su siglo cuya obra fué costeada por los condes de Almodovar. El patronato de la primera corresponde á la Excma Sra Vizcondesa de Valoria y el de la segunda a la ilustre familia de Verdesoto .

Las obras de todo segun la inscripcion que se halla bajo la cornisa interior del templo se concluyeron en el año 1574.

LA PIEDAD:


Tambien consta que ruinosa la antigua iglesia de la Piedad celebró esta Cofradía en Octubre de 1790 una concordia con el último administrador de los religiosos D Fr Francisco Gonzalez y los patronos de la capilla mayor para trasladar á ella sus imágenes y la celebracion de las funciones religiosas.

Las efigies mas notables que se veneran en ella son la del Santo titular que tiene por peana un dragon de siete cabezas, la de la Santísima Virgen en el acto de su Soledad al pié de la Santa Cruz, el Santísimo Cristo de Burgos, y el Salvador en el acto de ser burlado como rey de escarnio.

La Cofradía extinguidos los hospitalarios continúa dando culto á su Santo titular y proporcionando la curacion de algunos enfermos tiñosos de que aquellos cuidaban y para sufragar en parte sus gastos tiene el privilegio de rifar anualmente un cerdo. Ésta iglesia sirve de ayuda de parroquia á la de S Esteban. Cuando su Cofradía asiste á los actos públicos se distingue por su pendon encarnado.

martes, 15 de noviembre de 2011

LA CRUZ



EL PASO DE LA CRUZ:

*Realizado: En el año 1.737, en madera policromada.

*Escultor: Pedro de Sierra.

*Ubicado: actualmente no se conserva.

*Composición: Este paso era una Cruz de madera, desnuda. Similar al actual paso de la Cofradía de la Orden Franciscana Seglar (V.O.T.), “La Cruz Desnuda”.


De este paso apenas tenemos referencias, unicamente poseemos la noticia de que en el año 1.737, el Diputado y Escultor de la Cofradía, Pedro de Sierra, acordó hacer una imagen de la Cruz al precio de 60 reales. Aunque esta sería una nueva, pues la cofradía ya procesionaba la Cruz "desnuda" desde sus inicios.




De la documentación extraida de los Libros de la Cofradía podemos asegurar, que en la mayor parte de las Plantas Procesionales de la Cofradía aparece siempre como tercer paso.
Nos la describió dicho Manuel Canesi en 1.745, en su “Hª de Valladolid”, el cual también afirmaba que en todos los pasos procesionales de la Cofradía estaba o se hallaba presente una Cruz ; así tenemos que había una:


* En el Paso del CRISTO DE LA HUMILDAD, como atributo de la Pasión

* En el paso de LA LANZADA A CRISTO o también llamado “EL LONXINOS”, había otra en la cual estaba clavado el Cristo de dicho paso.

*En el Paso del ENTIERRO DE CRISTO o EL SEPULCRO.

*En el Paso de NTRA SRA DE LA SOLEDAD, ya que Ésta estaba a los pies de ella.

* Y finalmente , en el Paso que nos ocupa, que era una simple CRUZ desnuda.

jueves, 10 de noviembre de 2011

SAN MARTÍN.





LA TORRE ROMÁNICA:


La iglesia de San Martín nació como ermita en el año 1148, y debido al crecimiento de su barrio, pronto alcanzó la condición de parroquia. Destaca por su torre campanario, románica con arcos apuntados, que data del siglo XII, tomando como modelo la de la Antigua y con una similar organización de huecos. Originalmente, al igual que su modelo, tuvo un chapitel piramidal de fuerte pendiente, que fue desmontado al empezar a aparecer grietas en la torre, diciéndose en 1788 que su desmonte se había realizado mucho tiempo atrás. En 1812, se juntó esta parroquia con la de San Benito el Viejo, por lo cual hoy la iglesia tiene esta doble advocación.

EL TEMPLO:
El templo primitivo, excepto la torre, fue demolido en 1588,
levantándose una nueva iglesia diseñada por Diego de Praves. Dicha iglesia, consta de una sola nave, de tres tramos, con coro alto a los pies y cubierta con bóveda de cañón, posee capillas hornacinas. El crucero se cerraba con una cúpula ciega.


La iglesia seguía el modelo de Iglesia Conventual, esta vez aplicado para una iglesia parroquial. Las obras concluyeron en 1621, realizándose una inscripción, hoy desaparecida, que corría a lo largo del entablamento interior donde se decía que Francisco de Praves había terminado el edificio:

"A gloria y honra de Dios nuestro Señor y de la Virgen S. Maria Ntra. señora concebida sin pecado original del bienaventurado San Martín se derribo esta Iglesia y edifico de nuevo siendo Pontifice Gregorio y Reynando D. Phelipe 4 Nro. S. siendo obispo de esta ciudad El S. D. Enrique Pimentel y Maiordomo de la Iglesia Joseph de Frias Sandoval. fabricola Francisco de Prabes Maestro Mayor de las Hobras reales de su majestad, acabose año de 1621"


Esto es debido al parón producido en las obras entre 1601 y 1610, que hizo que Diego de Praves solamente realizara la cabecera y el crucero y su hijo Francisco todo lo demás.

A lo largo de los tiempos, el templo ha ido sufriendo modificaciones y añadidos. Así, en 1620, se construyó la capilla del Obispo don Fresno de Galdo, utilizando como ingreso la primera capilla. Ésta tiene planta cuadrada y se cubre con cúpula de media naranja, todo siguiendo los patrones clasicistas de ese momento. Posee un retablo neoclásico procedente de la capilla contigua, la de don Gaspar Vallejo.



La capilla de San Juan de Sahagún, mandada edificar por Don Gaspar Vallejo, es vecina de la anterior y usa como ingreso la segunda capilla . Edificada entre 1694 y 1698 por los arquitectos Pablo Mínguez y Manuel Izquierdo. Posee tres tramos, cubriéndose el central por medio de una cúpula sobre pechinas decorada con las figuras de ocho apóstoles, la Inmaculada Concepción y yeserías policromadas.

Actualmente, la capilla posee un retablo procedente del desaparecido Cto de S. Francisco. La capilla se cierra con una estimable reja que cubre todo el arco, realizada entre hacia 1700 por Bartolomé de Elorza.



En la capilla de San Juan Bautista, primera desde los pies del lado del Evangelio, que se cierra con una buena reja de principios del Siglo XVIII, se encuentra la pila bautismal donde fue bautizado el poeta Don José Zorrilla en 1817.

RETABLO MAYOR:
El retablo mayor fue construido entre 1
627 y 1681 por Pedro de Cea y Cristóbal Ruiz de Andino, dorándose en 1683. Presenta seis grandes columnas salomónicas. En el ático se encuentra un altorrelieve que representa a San Martín dando su capa al mendigo, obra del escultor Juan Antonio de la Peña (1674). En el nicho central del retablo se encuentra una escultura de San Benito de mediados del siglo XVIII. Procedente de San Benito el VIejo
. En un transparente situado en el centro de este retablo se halla la imagen de Nuestra Señora de la Peña de Francia, que contó con gran devoción en el pasado.

En 1712 se construyó la sacristía, a la espalda de la capilla de D. Fresno de Galdo. Hoy, esta sacristía está sin uso como tal, pues se utiliza para este fin el espacio bajo la torre, que antiguamente acogía la capilla del Cristo.


Derrumbes y arreglos:
El 15 de Marzo de 1965
, debido al escaso mantenimiento que había tenido el edificio durante las décadas anteriores, se hundieron súbitamente todas las bóvedas y cubiertas de la nave y crucero. En un primer momento, se barajó demoler toda la iglesia, dejando sólo la torre, si bien al final se conservó el edificio, aunque rebajando la altura de la nave hasta el entablemento interior y cubriéndola con un cielorraso que sustituye las bóvedas de arista hundidas. Entre 2004 y noviembre de 2007
el edificio fue intensamente restaurado, renovándose los cielorrasos y las cubiertas, consolidándose las fábricas y limpiando y pintando el interior. El retablo mayor fue restaurado igualmente y a sus pies se descubrieron bastantes lápidas sepulcrales de los siglos XVII y XVIII, que se han dejado visibles.

Nª Sª DE LA PIEDAD o QUINTA ANGUSTIA: talla de Gregorio Fernández.

Con motivo de la intervención restauradora a que se sometió el templo entre 2004 y 2007, se retiró del mismo la pieza escultórica más importante de su mobiliario, la Quinta Angustia, una Piedad de Gregorio Fernández, quien la talló en 1627 para el desaparecido Cto de S. Francisco. Está considerada obra cumbre y paradigmática del período central del maestro. Esta talla constituye uno de los pasos más emblemáticos de la Semana Santa de Valladolid, donde desde 1927 desfila como titular de la Cofradía Penitencial de Ntra Sra de la Piedad. Esta obra, depositada en el cuerpo principal del retablo de la capilla de San Juan de Sahagún, fue trasladada por su cofradía al Convento de las Descalzas Reales. Desde Mayo hasta Diceimbre de 2011es parte integrante de la exposición PASSIO. El 19 de Agosto tambien de 2011, participó en el Vía Crucis de la JMJ celebrado en Madrid. El 18 de Diciembre regresará de forma definitiva a la que es su Parroquia y sede oficial desde de 1836.



(Texto tomado de la Wikipedia y 2 fotos: una antigua y otra de Jose Mª Concellón)

miércoles, 9 de noviembre de 2011

PAISAJES CON ALMA




Segunda parte de Rincones con Fantasma.


En eso anda liado Juan Carlos Urueña y demás colaboradores.


Comprobaremos paisajes urbanos desaparecidos en este Valladolid nuestro, antaño llamado la Florencia de Castilla.


¡ Cómo sería nuestra villa y ciudad, para que así se la denominase!.








Que magnífico trabajo resucitar para el ojo humano y más concretamente para el pucelano, imágenes que nos perdimos y que jamás pensamos que veríamos.



Aquí os dejo dos imágenes hechas por él. Disfruten de ellas.






(Frailes por el puente mayor y voladura del mismo por los franceses)



lunes, 7 de noviembre de 2011

HOMENAJE A LA SEMANA SANTA ESPAÑOLA





“HOMENAJE A LA SEMANA SANTA ESPAÑOLA”


Este próximo Sábado día 12 de Noviembre se celebrará una jornada de exaltación de la Semana Santa en España.


Tendrá lugar en Valladolid, en el Auditorio de Caja Círculo, C/ Rastro nº 4, a las 19,30 horas.

El acto tendrá dos partes, una primera en la que se visualizará un audiovisual:"REFLEXIONES CON LA MIRADA EN CASTILLA” (Religiosidad en Castilla)


Y un segundo titulado: “EN SILENCIO” (La Cofradía Penitencial de N.P.Jesús Nazareno de Valladolid).

Autor: D. Oscar García Arias





ORGANIZA: JUNTA PRO-SEMANA SANTA EN ESPAÑA


Para más información contactar con el teléfono: 620 / 90 55 33

viernes, 4 de noviembre de 2011

Qué queremos para nuestros hijos: ¿LOS SANTOS o HALLOWEEN?



Cada vez me sorprende más que en los centros educativos se fomente y se potencie un ritual o tradición que nada tiene que ver con nuestra cultura castellana y menos española.

Es sorprendente ver como maestros y alumnos se afanan los días previos al 1 de Noviembre para preparar todo lo necesario para recordar la fiesta de ... ¿los Santos?.

NO, se han cofundido, la de Halloween.

De un tiempo a esta parte es muy común celebrar esta fiesta, la 3ª en importancia en el calendario escolar después de la Navidad y los Carnavales.


Todavía es más sorprendente aún que los niños/as no sepan que el día 1 es la festividad de Todos los Santos, tradicional fiesta española y que se celebra desde hace siglos.


Por no mencionar la anécdota sufrida por algún padre en un centro escolar de Valladolid, cuando éste reclamaba fomentar la Semana Santa de Valladolid, tradición, esta sí, muy nuestra, en vez de Halloween. Se imaginarán, cómo podrán suponer, la respuesta del resto de padres y de la complicidad de la maestra. TRISTE , muy triste.



Para complementar esta pequeña reflexión les dejo con unas palabras de ALDO BONAIUTO (Aso. Católica JUAN XXIII) y GIOVANNI RINALDI (Obispo de Acerra, Italia).



EL CULTO A LAS BRUJAS y DEMONIOS, ANESTESIA EL MIEDO A LA MUERTE.



"El culto a la muerte. que alcanza su clímax en la noche de Halloween es el marco perfecto para la actividad de sectas: Se aprovecha para habituar a las nuevas generaciones al culto al horror y a la violencia, y se les enseña a superar el miedo a la muerte a través de fantasmas, vampiros, brujas y demonios". Explica Aldo Bonaiuto, responsable del servicio antisectas de la asociación católica JUAN XXIII.



Continua diciendo que "mientras muchos critican y ridiculizan la atención de la Iglesia hacia ciertos fenómenos, hay quien se nutre de esta semana y de este día para divulgar y exaltar la brujería y la nigromancia.

Asegura que más allá del marketing, la noche de Halloween no es sólo una fiesta de disfraces. Durante esta noche se roban Hostias consagradas y se profanan cementerios e Iglesias. Y se celebran ritos satánicos en muchas Iglesias desconsagradas. Hay quien se pasa meses tramando y estudiando el modo de poder hacer el mal en este día."

Bonaiuti hace un llamamiento a los PADRES y MAESTROS para "desanimar a los niños y adolescentes a participar en fiestas de Halloween que sean reuniones con desconocidos, ambiguas o de alto riesgo, porque son secretas o reservadas.

Es un llamamiento también al mundo católico para que no se promueva en modo alguno esta Fiesta de Halloween y el culto hacia lo macabro.

¿Queremos que nuestros hijos celebren las fiestas con las criaturas de Satanás y de la muerte, o quizás con alegría y paz,viviendo en la luz?," se pregunta.

LA LUZ FRENTE A LAS TINIEBLAS:

"Halloween empuja a las nuevas generaciones a una mentalidad mágico-esotérica, ataca lo sagrado y los valores cristianos. Y a los más pequeños se les inicia enla sartes y en las imágenes de lo oculto y están muy expuestos a graves situaciones."

También el Obispo de Acerra, ciudad al sur de Italia, recordaba que "hace una año se asesinó a una joven durante la noche de Halloween en Italia."

Este Obispo insta a BOICOTEAR esta fiesta con una propuesta que ha elevado a la Conferencia Episcopal Italiana y los párrocos del país transalpino, para que se tengan las Iglesias abiertas en estos días Santos para recordar uno de los ritos más queridos de la comunidad cristiana. Preferimos la noble solemnidad de los muertos que nos pertenecen que la ridícula e insignificante fiesta que hemos importado, sin saber muy bien cómo, y que está contagiando a nuestros hijos," concluye el prelado.